Lisandro Meza

Lisandro Meza (26/09/1937 – Vivo Actualmente)

Lisandro Meza Márquez, conocido como «El macho de América», es un destacado cantante, compositor y músico colombiano nacido el 26 de septiembre de 1937 en El Piñal (Los Palmitos), Sucre.

Con una trayectoria musical que abarca más de 50 años, Lisandro Meza ha dejado su huella en diversos géneros como la cumbia, el porro, el paseo y el vallenato. A lo largo de su carrera, ha grabado alrededor de 110 discos, consolidándose como uno de los artistas más prolíficos de su país.

Desde 1954, Lisandro Meza demostró su talento musical en la finca de su padre, La Armenia, donde además de cantar, mostró su destreza en varios instrumentos como el acordeón, el piano, la guitarra, el bajo, el tiple, el cuatro, la tumbadora, la caja y la gaita. Fue en una fiesta organizada por su padre para los trabajadores donde Lisandro se convirtió en el centro de atención, interpretando canciones populares como «La hija de Amaranto», «Cumbia cienaguera» y «El Alto del Rosario». Este evento marcó el inicio sólido de su carrera como acordeonero y cantante.

En 1959, Lisandro Meza compuso el paseo «El Saludo», una canción que lo catapultó a la popularidad. A este éxito le siguieron otros como «La gorra no se me cae» (1963), «La miseria humana» (1976), «Entre Rejas» (1977), «El guayabo de la ye» (1978), «Baracunatana» (1981) y «Estás pillao» (1982). Muchas de estas canciones se han convertido en parte del folclore colombiano y son reconocidas en el conjunto musical Los Corraleros de Majagual, con quienes Lisandro Meza colaboró desde 1961, participando en temas como «Suéltala pa que se defienta», «Hace un mes» y «La flaca de Vitola». En 1965, sin embargo, formó su propio conjunto para animar bailes y fiestas tradicionales, aunque continuó siendo el acordeonista principal del grupo Los Corraleros bajo la dirección de Manuel Cervantes.

Lisandro Meza tuvo su primera participación en el Festival de la Leyenda Vallenata en 1969, donde no obtuvo una posición destacada pero fue aclamado por el público, ganándose el sobrenombre de «El Rey sin corona». En 1975, volvió a presentarse en el festival, alcanzando el segundo lugar. En ese mismo año, puso música al poema «La gran miseria humana» o «Laurina Palma» del poeta Gabriel Escorcia Gravini (1892-1920), conocido como «El poeta del cementerio».

La música de Lisandro Meza ha trascendido las fronteras de Colombia y se ha vuelto popular en países vecinos como Perú, donde el grupo peruano de cumbia estilo acordeón «Cuarteto Continental» obtuvo licencia para grabar varias de sus canciones con reconocidos cantantes y músicos peruanos en el año 1985. Además, su éxito ha llegado a diferentes lugares de América Central y del Norte, especialmente en México, donde es reconocido por los «sonideros» y los amantes de la música tropical. Temas como «Sal y Agua» han sido interpretados incluso por grupos de música norteña mexicana. Lisandro Meza también ha compuesto canciones dedicadas a México, como «Cumbia del amor», donde expresa en sus letras: «¡Acapulco, esta es tu cumbia!, ¡cumbia, cumbia mexicana, de Colombia, con mucho sabor!». Sus canciones han sido ampliamente programadas en estaciones de radio mexicanas y han logrado consolidarse tanto en el género de cumbia como en el vallenato y los paseos sabaneros. En México, su tema más escuchado en 1994 fue «Mi Razón de Ser», el cual fue reinterpretado con gran éxito por grupos mexicanos como «La tropa Vallenata» y «La tropa Colombiana» de la ciudad de Monterrey.

Con una amplia y exitosa carrera, Lisandro Meza ha dejado una huella imborrable en la música colombiana y ha conquistado el corazón de seguidores en diferentes países del continente americano.