Luis Enrique Martínez

Luis Enrique Martínez «El Pollo Vallenato» (24/02/1923 – 25/03/1995)

Luis Enrique Martínez Argote, conocido como «El pollo vallenato», fue un destacado músico colombiano, acordeonista diatónico, cantante, verseador y compositor de música vallenata. Nació el 24 de febrero de 1923 en Fonseca y falleció el 25 de marzo de 1995 en Santa Marta.

Desde joven, Luis Enrique mostró un gran interés por el verseo, la piqueria y la música de acordeón, al tiempo que desempeñaba diversos oficios, como la ganadería y la serraría. Su padre, Santander Martínez, quien también era acordeonista aficionado, lo acompañaba en sus presentaciones, tocando las maracas o el redoblante. A la edad de 13 años, se mudó a la población de Fundación, Magdalena Grande, donde tuvo la oportunidad de absorber la influencia musical del acordeonista Francisco Rada y otros músicos locales con los que comenzó a presentarse en fiestas de distintas localidades de la región.

Durante sus viajes musicales, Luis Enrique conoció a Juan Madrid en la población de El Banco, Magdalena, quien le enseñó a cantar y a acompañarse con la guitarra. Fue en estas fiestas donde adquirió el apodo de «El pollo vallenato» debido a su talento en el verseo y la piqueria, siendo comparado con las peleas de gallos. En 1948, realizó su primera grabación musical con los temas «Seis días de la semana» y «Recuerdo de Emilianito».

En 1947, contrajo matrimonio con Rosalbina Serrano en El Copey, Cesar, y se estableció en esta localidad. Tuvieron dos hijos, Victoria y Moisés Martínez Serrano. 

En 1971, debido a complicaciones relacionadas con la diabetes, la familia se trasladó a Santa Marta, donde residió durante varios años. También vivieron en Bogotá durante cinco años para recibir tratamiento médico para la diabetes.

 

Uno de los momentos más destacados en la carrera de Luis Enrique Martínez fue su participación en el Festival de la Leyenda Vallenata. Después de intentar sin éxito en 1968 y 1971, finalmente logró el reconocimiento en 1973 al convertirse en el «Rey Vallenato» en la categoría de acordeón profesional. En esta competencia, superó a los reconocidos acordeonistas Julio de la Ossa y Andrés Landero, ante un jurado compuesto por los reyes vallenatos de los festivales anteriores.

En cuanto a su legado, tras su fallecimiento numerosos artistas del vallenato han continuado grabando sus canciones. Además, su estilo de interpretación del acordeón ha servido de guía para otros acordeonistas, quienes han adoptado su técnica y estilo musical.

Luis Enrique Martínez dejó una huella significativa en la música vallenata y su contribución continúa siendo valorada y reconocida en la escena musical colombiana.