Francisco "pacho" Rada

Francisco «Pacho» Rada (11/05/1907 – 17/06/2003)

Francisco «Pacho» Rada nació en la Vereda Los Veranillos, cerca de Plato Magdalena, en Colombia. Sus padres fueron Alberto Rada Ballesta, quien también era un reconocido músico de acordeón, y María Gregoria Batista Villarreal. A pesar de no haber aprendido a escribir durante gran parte de su vida, a los 80 años logró aprender a escribir su propio nombre. Su talento musical fue excepcional y fue reconocido ampliamente.

A pesar de no haber recibido una educación formal, Pacho Rada logró obtener el título de Bachiller Honoris Causa por parte del INEM de Cartagena. Su dedicación y pasión por la música lo llevaron a destacarse en el ámbito musical. Siempre se enorgulleció de haber nacido con la habilidad innata de tocar el acordeón.

Pacho Rada fue un prolífico compositor y su repertorio de canciones supera las mil quinientas composiciones, la mayoría de las cuales aún no han sido publicadas. Su legado musical es vasto y ha dejado una huella significativa en el género vallenato.

Lamentablemente, Pacho Rada padecía una enfermedad pulmonar que le causó complicaciones y finalmente falleció. Su cuerpo fue velado en su humilde hogar ubicado en el barrio La Paz, en las afueras de Santa Marta, donde residió durante más de 26 años. Su entierro fue una despedida musical, donde la fiesta y los acordeones estuvieron presentes, y tuvo lugar en el Cementerio San Jacinto del corregimiento de Gaira.

Entre las composiciones más famosas de Pacho Rada se encuentran «El Tigre de la Montaña», «La Lira Plateña», «El Caballo Liberal», «Te vas María», «Los desprecios de Manuela», «Los papeles», «Cipote Luto», «Levántate María», «El botón de oro», «La puerca» y «Abraham con la botella», entre muchas otras. Además de su contribución a la música, en 1998 incursionó en el cine y protagonizó la película «El acordeón del diablo», una producción suizo-alemana dirigida por Stefan Schwietert.